Ángel Sefija sin cagarse en diez
  • Angelsefijasincagarseendiez 1
  • Angelsefijasincagarseendiez 2
  • Angelsefijasincagarseendiez 3

Ángel Sefija sin cagarse en diez

Mauro Entrialgo

80 páginas. Color
Rústica con solapas. 18 x 24 cm
ISBN: 978-84-16251-54-4
Año de publicación: 2016
1ª edición
  • 13.00 €

Superada la década y media de existencia, llega Ángel Sefija sin cagarse en diez, el décimo álbum recopilatorio de esta serie protagonizada por un archivista de lo cotidiano, un hombre de mediana edad, con gafas y barba, escritor frustrado y gran observador que diserta con humor, ironía y desarmante lógica sobre los más variados temas que se le ponen a tiro en el día a día. 

En este tomo, Sefija levanta acta, por ejemplo, sobre las categorías de mentirosos, los asesores políticos, la moda de las miniproducciones culturales, las técnicas de marketing contemporáneo, la proliferación de cursillos de todo tipo en tiempos de crisis, los intentos de justificación de la ignorancia propia, las posibles razones por las que aquellos que más tienen suelen ser los que más roban, las señales físicas de la llegada de la andropausia, la paradoja del robo del espacio público de nuestras ciudades o los tipos de personas que trabajan gratis, entre otros.

La periodista y escritora Raquel Peláez subraya en el prólogo que a diferencia de otro de sus personajes fetiche, Herminio Bolaextra, el cual “se venga del mundo mezquino en el que vivimos con un terrorismo de baja intensidad, Ángel lo hace fijándose, porque los síntomas de la mayor putrefacción pueden estar en los detalles más nimios”. Peláez destaca la importancia de los ojos de los personajes que integran la saga de Sefija, con los que “Entrialgo consigue el chispún perfecto sólo dibujando un puntito en el lugar adecuado y dándoles a los párpados la inclinación perfecta. Es una habilidad prodigiosa”. 

“Hilarante, ingenioso, divertido, sarcástico...; una deliciosa crítica social acerca de las relaciones en una sociedad invadida por las modas y las nuevas tecnologías”.

Alberto García Saleh, La Provincia