Padre de familia. La guía de Stewie para dominar el mundo

Padre de familia. La guía de Stewie para dominar el mundo

Steve Callaghan

112 páginas. Color
Cartoné. 19.0 x 23.0 cm
ISBN: 978-84-96815-21-6
  • 15.00 €

Stewie Griffin es un genio loco y bebé de un año que entiende a la perfección qué va mal en el mundo y que se ha lanzado a organizar un golpe de Estado que le conceda el poder absoluto. El primer líder tiránico en su lista de asesinatos es su propia madre, Lois, líder de la “ginocracia”, que hace insoportable la vida de nuestro protagonista. Aunque hay otros. Coño, si no fuera por su falta de tono muscular, incapacidad de ir solo al lavabo y porque necesita de sus padres para mantenerse, Stewie ya se habría hecho con buena parte del tercer mundo.

Pero aunque sea un bebé, Stewie sabe que para dominar el mundo primero tienes que entenderlo. Así que ha preparado un libro con sus reflexiones sobre toda una serie de temas: el trabajo, la política, la religión, la familia, el amor, la infancia, la paternidad, la educación y muchos más.

El resultado hará las delicias de cualquier espíritu anarquista. Esta obra se ha impreso gracias a la ayuda de Steve Callaghan, uno de los principales guionistas de la serie, y en Padre de familia. La guía de Stewie para dominar el mundo vemos al joven e inteligente Stewie en el punto álgido de su acidez.

Family Guy (título de la serie en EE.UU.) se estrenó en la Fox en 1999, tras la Super Bowl, en la media hora más codiciada de la TV estadounidense. El primer episodio lo vieron 21 millones de personas, convirtiendo a su creador, Seth MacFarlane, en una estrella de la noche a la mañana. Tras los primeros seis episodios en los que se ganó una gran reputación por su humor grueso y una sensibilidad muy particular, la Fox cambió la hora de emisión, para competir con Friends. El resultado no pudo ser más desastroso y la serie fue cancelada en febrero de 2002. Sin embargo, las espectaculares ventas en DVD y los sorprendentes índices de audiencia de las reposiciones en los canales de cable la convirtieron en la primera serie de televisión en ser resucitada en horario estelar por el mismo canal que la había cancelado.